¿Por qué debemos esterilizar a nuestra perra?

¿Por qué debemos esterilizar a nuestra perra?

¿Por qué debemos esterilizar a nuestra perra?
En esta primera entrada del blog, hablaremos sobre la esterilización de las perras y de las ventajas de hacerlo mediante la laparoscopia, sin dejar de lado la castración de los machos, que en ella nos centraremos otro día para aclarar las dudas sobre dicha cirugía.


La esterilización proporciona beneficios importantes en nuestras mascotas, principalmente la reducción de la incidencia de tumores mamarios y la prevención de piometras (infección de útero).
Además de ser un acto de responsabilidad por parte del dueño...


¿Qué otros motivos tenemos para esterilizar a nuestra mascota?
 
  • Control de camadas indeseadas
  • Eliminaremos conductas sexuales asociada al estro (hay perras que muestran alteraciones en su comportamiento durante el celo y pueden resultar molestas para el propietario y entorno de la mascota)
  • Evitaremos la Infección de útero (como comentábamos antes, es una enfermedad asociada a efectos hormonales sobre el mismo, requiriendo de una cirugía de urgencia para salvar la vida a nuestra mascota)
  • Reduciremos la incidencia de los tumores de mama si se esteriliza antes o después del primer celo y las recidivas en los tumores hormono dependientes.
  • Evitamos los llamados embarazos psicológicos (en realidad partos psicológicos) que además de otras alteraciones pueden originar mastitis por la producción de leche y su retención de mama.
  • Evitamos los quistes ováricos que pueden producir secreciones hormonales indeseadas con sus consiguientes complicaciones.

 

Los inconvenientes que puede originar la esterilización de las hembras son en comparación con los beneficios muy pequeños:
 
  • En algunas hembras (un porcentaje muy pequeño) puede producir una tendencia a la obesidad que puede ser fácilmente controlada con una dieta adecuada.
  • Otro porcentaje muy reducido de hembras de gran tamaño, edad avanzada, obsesas y de vida sedentaria pueden producirse una ligera incontinencia urinaria fácilmente corregible con una suplementación semanal de estrógenos.
  • El inconveniente más importante es tener que someter a nuestra hembra a una intervención quirúrgica y a una anestesia general.
 


¿En qué consiste la esterilización de las hembras?
La cirugía consiste en retirar mediante intervención quirúrgica ambos ovarios (ovariectomía) o ambos ovarios y el útero (ovariohisterectomía). A diferencia de los machos que es una cirugía muy sencilla y de corta duración, en las hembras es una cirugía más compleja por encontrarse los ovarios y el útero dentro de la cavidad abdominal. En ambos casos, esta intervención quirúrgica debe realizarse en un quirófano totalmente equipado, bajo anestesia general y por personal veterinario cualificado.
 
 



¿Por qué hacerlo mediante laparoscopia?

La laparoscopia es una cirugía de mínima invasión que consiste en colocar unas cánulas en la cavidad abdominal por donde se introduce una óptica con aumentos que nos permite visualizar perfectamente los ovarios y sujetarlos con unas pinzas para proceder a retirarlos mediantes termo-coagulación, sin manipular las vísceras y sin tener que colocar ningún tipo de ligadura.

Esta técnica laparoscópica son las mismas que se realizan en cirugía humana y nos proporciona una gran ventaja sobre la cirugía tradicional:
 
  • No es necesario abrir el abdomen, sólo colocar unas cánulas finas de 5mm por las que se introduce la óptica y las pinzas con lo que se evitan las incisiones que se realizan para abrir la cavidad abdominal. Prácticamente no hay cicatriz tras la cirugía.
  • Los ovarios se visualizan sin manipular ni apartar las vísceras.
  • Al no dejar materiales extraños como las ligaduras dentro de la cavidad abdominal reducimos la posibilidad de que se produzcan infecciones.
  • El tiempo de ejecución de una cirugía laparoscópica es la mitad que el de una cirugía tradicional, necesitando entonces mantener una anestesia con menor tiempo, lo que repercute en la calidad y rapidez de la recuperación anestésica.
  • En esta técnica no es necesario el uso de un collar isabelino, que resulta muy molesto para los pacientes.
 
Por todas estas ventajas, en nuestro Hospital sólo recomendamos ya la esterilización por laparoscopia, porque por su seguridad y ausencia prácticamente de dolor nos encanta que nuestros pacientes se vayan a sus casas rápidamente y como si sólo se les hubiera realizado una anestesia rápida rutinaria para cualquier exploración.
 

 

Comentarios (0)

Deja tu comentario

Respuesta a
CAPTCHA Image
Play CAPTCHA Audio
Refresca la imagen